logocenibiot

El CENIBiot es un laboratorio del Centro Nacional de Alta Tecnología (CeNAT-CONARE) que trabaja en el escalamiento biotecnológico, con el propósito de potenciar el desarrollo de la biotecnología en la región.

CENIBiot cuenta con cinco Unidades de Investigación que se encargan de ejecutar proyectos de innovación y transferencia tecnológica en cuatro ejes temáticos transversales: bioenergías, ciencias agroalimentarias, ciencias biomédicas y biotecnología en salud.

Está equipado con instalaciones de punta, que se ajustan a las necesidades modernas de la investigación biotecnológica aplicada.

Cuenta con un área de 1.690 m2, la cual está distribuida en los siguientes recintos: área de recepción de materiales, unidades para: fermentaciones microbianas, escalamiento de bioprocesos, cultivo de células vegetales, química y análisis finos, genómica, laboratorio de microorganismos, áreas de preparación de medios de cultivo, salas de cromatografía, microscopía y balanzas, cuarto de gases, bodegas para cristalería y reactivos, entre otros.

El Laboratorio CENIBiot promueve la accesibilidad a la capacidad instalada, en tres sectores fundamentales: academia, gobierno e industria; apoyando iniciativas que fortalezcan el emprendedurismo, la transferencia tecnológica y la vinculación universidad-empresa.

Además, trabaja en el acercamiento y vinculación de los diferentes gestores de biotecnología a nivel regional.

Misión

Contribuir en la generación de soluciones biotecnológicas innovadoras y la vinculación estratégica de los sectores académico, empresarial y gubernamental.

Visión

Ser un laboratorio interuniversitario de clase mundial en innovación biotecnológica

Estructura Organizativa

Se  centra  en  la  agricultura  como campo de explotación. Las aproximaciones y usos biotecnológicos verdes incluyen la creación de nuevas variedades de plantas de interés agropecuario, la producción de biofertilizantes y biopesticidas, el cultivo in vitro y la clonación de vegetales.
La  biotecnología  blanca  presta  especial  atención al diseño de procesos y productos que consuman menos   recursos   que  los  tradicionales,  haciéndolos   energéticamente   más   eficientes   o   menos contaminantes. El trabajo de la Unidad de Bioprocesos se enfoca en la utilización de microorganismos para   la   producción   de   productos químicos, el diseño y producción de nuevos materiales de uso cotidiano y el desarrollo de nuevas fuentes de energía sostenibles, como los biocombustibles.
La   biotecnología  gris  se  enfoca  en  la  aplicación  de  la  biología  molecular al análisis genético de poblaciones  y  especies integrantes de ecosistemas, su comparación y catalogación. También pueden incluirse las técnicas de  clonación  con  el  fin  de preservar especies y la utilización de tecnologías de almacenamiento de genomas.
Se basa en la explotación de los recursos del mar para la generación  de productos y aplicaciones de interés industrial.  Si   tenemos  en  cuenta  que  el  mar  ofrece la mayor biodiversidad, potencialmente existe una enorme variedad de sectores que se pueden beneficiar de los usos de la biotecnología azul. Muchos de los productos y aplicaciones de la biotecnología azul se encuentran en fase de búsqueda o investigación, si bien ya hay ejemplos de utilización de algunos de ellos de forma cotidiana.
Se  involucra   con   todos   aquellos   usos  de   la   biotecnología  relacionados  con  la  medicina.  La biotecnología  roja  incluye la obtención de vacunas y antibióticos, el desarrollo de nuevos fármacos, técnicas  moleculares  de  diagnóstico,   las   terapias   regenerativas  y  el  desarrollo  de  la ingeniería genética para curar enfermedades a través de la manipulación genética. Algunos de los ejemplos más relevantes de biotecnología roja son, la terapia celular y la  medicina regenerativa,  la  terapia  génica y los medicamentos basados en moléculas biológicas, como los anticuerpos terapéuticos.